Resumen | Un medio año cargado de experiencias

11 comentarios:

¡Ey! ¿Os acordáis de mí? No, ¿verdad? Supongo que no puedo culparos; he estado bastante desaparecida todo el año estos últimos meses, y es que el 2016 está resultando mucho más ajetreado de lo que me esperaba. Si a esto le sumamos que soy una perezosa empedernida y que este terrible calor me impide pensar con coherencia, tenéis la explicación de por qué no he escrito ni una mísera línea desde principios de mayo. Mis disculpas.

Pero no habéis entrado aquí para leer mis estúpidas justificaciones; habéis entrado aquí para cotillear qué últimas cosas me han mantenido ocupada este trimestre. O por error, quién sabe. En cualquiera de los casos, ya sabéis que os espero en los comentarios, ¡y que si tenéis alguna recomendación (de lo que sea) ésta será bien acogida!

Foto original de Dustin Lee 

Lecturas: ¿algo reseñable?

 Fan art de BrendanCorris
Aunque estos tres meses he leído más bien poco, todo lo que ha caído en mis más, en mayor o menor medida, me ha gustado. Destacando, por supuesto, la magistral It, de Stephen King, la cual ya os adelanto que estará entre las mejores lecturas del año porque ha sido todo un pasote (adoro muchísimo a los Perdedores … menos a Bill, por petardo). Fijaos lo mucho que me ha gustado, que llevo semanas intentando escribir la reseña y no me salen las palabras… ¡a mí, que soy una auténtica bocazas! Eso sí, no me parece un libro para todo el mundo y, aunque es mi preferido del autor, considero que tiene muchísimos fallos, y que no es, ni de lejos, su mejor obra. Sé que suena contradictorio, pero confío en poder explicar todo este embrollo de forma clara en su crítica correspondiente. Deseadme suerte, que la voy a necesitar.

Por otra parte, y después de años y años postergándolo, me animé con el Mundodisco, hincándole el diente a Mort, una novela tan rara, como divertida. He disfrutado un montón con el imaginativo universo de Pratchett y me he reído lo que no está escrito. En resumen: me lo he pasado teta. Todavía no sé qué novela devoraré a continuación, aunque supongo que continuaré con el arco argumental de la muerte. Si alguno de vosotros es fan del autor y tiene alguna recomendación, que me lo haga saber.

Finalizando el apartado literario, me toca hablar de una trilogía que concluyo: la saga de El señor del tiempo, escrita por la inglesa Louise Cooper, de la cual comenté su primera parte hará unos meses. Si os acordáis de mi reseña de El Iniciado, sabréis que, pese a que me gustó, las expectativas me jugaron un muy mala pasada; sin embargo, estas no me han impedido disfrutar del resto de entregas de la serie. Tanto El proscrito, como El Orden y el Caos, sin ser perfectas, me parecen mejores que su predecesora. Han sido unas lecturas muy entretenidas y amenas que, además de divertirme, me han aportado temas interesantes sobre los que reflexionar. Además, me he hecho fan de Keridil, secundario que no tiene nada que envidiarle al personaje principal. Tendréis mi opinión en breves.

Películas & TV: Un desastre desastrosamente desastroso

La cantidad de películas que he visto estos últimos meses, da pena ajena. Y más si tenemos en cuenta que uno de mis propósitos del año nuevo era ver un film a la semana (propósito que ya me dio problemas desde enero... ¡desde enero!); sin embargo, sí que cayó alguno, aunque la mayoría, desgraciadamente, han sido más malos que un dolor o, en su defecto, no me han terminado de apasionar (tal es el caso de Big Hero 6, que no está mal, pero no creo que sea para tanto). La única que sobresale, y con creces, es Still Alice, de la que os hablé hace relativamente poco. Es un drama crudo que no carece de sensibilidad, y que, a diferencias de otras muchas cintas del género, no busca la lágrima fácil. Además, sale Julianne Moore. Ved la puñetera película ya, leñe.

En cuanto a series, la gran sorpresa de este 2016 viene de la mano de Showtime con su alabadísima Shameless. Un amigo mío llevaba años persiguiéndome para que le diera una oportunidad, y entre su insistencia y el contagioso entusiasmo de La coneja de papel, terminé echándole un ojo. ¡Y me encanta! Me ventilé las cuatro primeras temporadas en apenas tres semanas, y eso que yo soy un desastre con este tipo de cosas (y con la vida en general). Estoy a pocos capítulos de terminar la quinta, que me está matando una poquita por dentro. Os animo a que le deis una oportunidad, ¡seguro que las idas y venidas de los Gallagher os entretienen tanto como a mí!


También empecé/continué otras series que tenía pendientes (pero las dejé de lado por Shameless, porque en envicie que pillé fue real). De entre ellas, las que más destaco son Orange is the new black, de la que vi los seis primeros capítulos y a la cual le tengo mucha curiosidad, y la tercera temporada de Penny Dreadful que, según parece, está formando bastante revuelo. Yo me vi los cuatro primeros capítulos, así que poco puedo decir; me gustan las nuevas incorporaciones y, aunque echo de menos el rollo “chupipandi” que se traían en la primera y segunda temporada, la mayoría de las subtramas que se desarrollan (a excepción de la de Ethan, que me parece la menos interesante) me tienen muy intrigada. Espero ponerme al día en breves, y traeros mi opinión lo antes posible.
INTERNESTE: QUE ME QUITEN LO PROCRASTINAO

LIBROS PRESTADOS | Aunque cada vez lo consumo más, Youtube no es una plataforma que me guste especialmente; sin embargo, de vez en cuando (muy de vez en cuando, a mi pesar) me encuentro con canales interesantes que merecen mucho la pena. Tal es el caso de este canal, llevado por una vasca muy agradable, y con una carisma impresionante. Yo por lo menos, quedo atontada escuchándola; de hecho, ella es una de las pocas personas que, al subir vídeos de veinte minutos (o más) me alegra el día. Echadle un ojo, que no tiene desperdicio alguno.

DIBUJOS | Así, sin más. Os explico: últimamente (y debido a este trabajo de Ken Wong) me ha dado bastante por la ilustración, y por el dibujo en general. Tanto es así, que hasta me estoy planteando agarrar yo misma el lápiz, a pesar de que sé que el resultado será, cuanto menos, catastrófico; sin embargo, por el momento me conformo con mirar blogs, sobre el tema o bucear entre las profundidades de Pinterest. Spoiler: en un futuro, es más que probable que haga una entrada mostrándoos mis descubrimientos.

Personal: ¿En qué he andado metida? 


Aunque durante junio el estrés era el pan de cada día, estos tres últimos meses, han sido muy fructíferos a nivel personal, engordando mi álbum de recuerdos con momentos inolvidables, tales como el breve (pero intenso) viaje a Madrid que realicé en abril. En este período de tiempo he aprendido muchas cosas, entre ellas, que tengo muchos más amigos de los que pensaba, que los cambios no siempre son malos, que el cerrar una etapa es tan liberador como trágico o que una patata sería más hábil que yo jugando a las películas. De forma resumida, podríamos decir que aquí sigo, y que no lo hago a regañadientes, lo cual, me pone muy, muy feliz.


¿Habéis leído/visto algo de lo que comento aquí arriba? ¿Os gustó? ¿Qué tenéis planeado hacer estas vacaciones? ¿Hay por ahí alguien que odie el verano tanto como yo?
¡Un fuerte abrazo!