Las crisálidas - John Wyndham

Las crisálidas (The Chrysalids), de John Wyndham
Traducción de Angel García Fluixá
Autoconclusivo
Editorial Labor
84-335-7459-0
244 páginas
Resumen que nos da el libro: Con un concepto modificado de lo que usualmente se conoce por ciencia-ficción, el autor de Las Crisálidas nos introduce en un mundo angustioso, en el que la mutación genética ha hecho que las comunidades humanas desarrollen un código moral rígido y cruel que obliga a exterminar a todo ser viviente que esté afectado por cualquier malformación, la cual es siempre considerada como insulto a la divinidad.
El rigor de estas normas, sin embargo, no sólo generará profundos odios y temores, sino también una infinita compasión y ternura, que el autor narra magistralmente.
 

Este no es un mundo agradable para nadie, y menos para aquellos que son distintos.

Las crisálidas es una novela de ciencia-ficción escrita por el autor inglés John Wyndham. Me encontré con ella en un puesto de libros de segunda mano, y aunque su sinopsis ya me había llamado la atención, me sentí en la obligación de comprarlo cuando me enteré de que El pueblo de los malditos, una de mis películas preferidas, había estado inspirada en una de sus obras, Los cuclillos de Midwich, la cual espero leer próximamente. Empecé éste libro con bastantes ganas, y aunque me ha gustado, le he encontrado una serie de pegas que me han impedido disfrutar de la historia al cien por cien.

John Wyndham nos presenta en este breve libro un mundo donde las mutaciones genéticas, están al orden del día. Sin embargo, existen unas personas que no poseen estos "defectos", una sociedad cruel y mezquina que cree tener la verdad absoluta, y que emplea la religión como excusa para aniquilar a todo aquel que presente alguna de estas malformaciones, por ligera que ésta sea, justificándose bajo la falsa creencia de que esas mutaciones, no responden a la verdadera imagen, tachándolas de un insulto a la divinidad. Pero, en este mundo áspero y despiadado, existen también personas justas y compasivas, las cuales nos enseñarán que siempre hay lugar para la esperanza.

Como ya os he referido, comencé este libro con muy bien pie. De entrada, el autor nos plantea una sociedad bastante original -y más si tenemos en cuenta que el libro es del 76-, interesante y muy bien planeada. Personalmente, adoro las historias protagonizadas por fanáticos religiosos, y más cuando estas, están tan bien construidas con la que nos presenta el señor Wyndham. Además de la llamativa historia, adoré desde el minuto cero la forma de escribir del autor. Es sencilla, clara y concisa, pero también muy emotiva. Notas la amarga desesperación que embarga a los pobres que han de sufrir la discriminación por poseer alguna mutación, sientes el daño de las palabras tan duras y despreciables que les lanzan los "protectores" de la verdadera imagen.

El ritmo de la historia, en un principio, también se encontraba a mi favor. La primera mitad de la obra, es adictiva y amena, haciendo que las páginas se pasen solas. Sin embargo,  llegados a la mitad, éste comenzó a decaer, y de qué manera. 
Lo que verdaderamente veo preocupante, es que la novela se vuelve lenta en un momento clave, donde el lector debería de sentir preocupación, donde debería de estar intrigado, deseando saber qué ocurrirá a continuación, cuestionándose si nuestros protagonistas lograrán su objetivo o no. Sin embargo, dicha parte me resultó pesada, monótona y aburrida a más no poder. Las palabras de Wyndham, que tanto había elogiado, me resultaron repetitivas e insulsas. No me transmitía absolutamente nada, y sentía que la historia se estacaba durante capítulos enteros. Es más, me vi obligada a abandonar el libro durante algunos meses, incapaz de continuarlo por lo insufrible que se me estaba haciendo.

La cualidad esencial de la vida es vivir; la cualidad esencial de vivir en es cambio; el cambio es evolución, y nosotros formamos parte de ella. 
Sin embargo, y para mi fortuna, en las últimas cuarenta páginas se ve una mejora notable. Volví a recuperar el interés, y me encontré con un final perfecto, y a la altura de mi expectativas. Un desenlace atrapante, un broche perfecto, y creo que, solo por haberlo leído, no me arrepiento de haber sido una cabezota e insistir en terminarlo.

La obra está narrada en primera persona, desde el punto de vista de David. Es él el único personaje que llegamos a conocer más a fondo, y aunque bien es cierto que su psicología y desarrollo es correcto, me hubiese gustado poder saber más del resto. Nuestro David posee un don que le permite comunicarse con otros pocos muchachos y muchachas a través de la mente, mediante los llamados conceptos pensados. Sin embargo, cuando el resto de aldeanos se da cuenta de que algo falla, él y sus amigos, tendrán que verse obligados a huir hacia los Bordes, una zona hostil donde habitan todos aquellos hombres con grandes deformidades físicas. Es un personaje valiente y decidido, inteligente y audaz. Un protagonista ideal para esta clase de historia, y el lector llega a conectar y sentirse identificado con él en más de una ocasión por lo que, sin duda, está muy bien logrado.
En lo referente al resto de personajes, me repito: no se ahonda en ellos. De lo poco que Wyndham nos deja conocer, lo único que puedo sacar en claro, es que tanto Sophie, la valerosa amiga de David, como el tío Axel, que nos regala grandes e interesantes reflexiones, están entre mis predilectos.
Las crisálidas es una novela que, a pesar de sus altibajos en cuanto al ritmo, os insto a que leáis: una historia formidable y elocuente, con gran crítica social, muy bien escrita y con un protagonista bastante logrado. El final, por descontado, está a la altura del resto de la novela, siendo un desenlace de diez. Leedlo.


¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!

El juego del ángel (El cementerio de los libros olvidados #2) - Carlos Ruiz Zafón

El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón
Saga El Cementerio de los libros Olvidados (#2 de 4): La sombra del viento | El juego del ángel | El prisionero del cielo |
Editorial Planeta, sello Booket
978-84-08-11209-9
667 páginas
Resumen que nos da el libro: En la turbulenta Barcelona de los años 20 un joven escritor obsesionado con un amor imposible recibe la oferta de un misterioso editor para escribir un libro como no ha existido nunca, a cambio de una fortuna y, tal vez, mucho más.
Con estilo deslumbrante e impecable precisión narrativa, el autor de La Sombra del Viento nos transporta de nuevo a la Barcelona del Cementerio de los Libros Olvidados para ofrecernos una aventura de intriga, romance y tragedia, a través de un laberinto de secretos donde el embrujo de los libros, la pasión y la amistad se conjugan en un relato magistral.

Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia.

No sabéis lo difícil que se me hace hablaros de esta novela. Que Zafón me deje sin palabras, no es novedad, pero sí que termine una de sus obras con una confusión extrema. El libro me ha gustado, pero siento que no le ocurrirá lo mismo a todo el mundo. A algunos se os antojará una genialidad, pero a muchos otros, un disparate. Muchos lo adoraréis, y otros tantos, lo detestaréis con ahínco. No sé como recomendar o dejar de recomendar un libro así, ya que está cargado de contrastes, con unos fallos que resaltan notablemente, pero también con unos aciertos muy marcados, que juntos, logran formar una mezcla extraña y diferente a todo lo que he leído hasta la fecha. Una mezcla que, todavía, no sé cómo definir.
La historia que se nos presenta en El juego del ángel, ofrece una base buenísima: un autor recibe una oferta por parte de un hombre de dudosa fiabilidad para escribir un libro muy particular. David Martín, que así se llama nuestro escritor, tendrá que luchar contra sus demonios personales y redactar las páginas de ese manuscrito que, con el pasar de los días, se le antoja cada vez más siniestro, al igual que su patrón. Esto se verá entremezclado con una serie de misteriosos asesinatos, que parecen situarle a él como principal sospechoso de todas las investigaciones policiales.
El resumen que os he dado del argumento, no le hace justicia. Es más complejo de lo que parece a simple vista, y, sin lugar a dudas, merece la pena que le deis una oportunidad. Sin embargo, la historia no termina de calar, no acaba de llegarle al lector a causa del ritmo. No puedes sumergirte en ella, porque no engancha. Y es que las páginas se suceden con demasiada lentitud, o con extrema rapidez, impidiéndote disfrutar de la trama y de los misterios y secretos que ésta encierra. Además, cuenta con bastante relleno y escenas que, no sólo sobran, sino que también se hacen repetitivas a más no poder.
Las páginas de esta extraña novela están impregnadas de misterio, nostalgia, amor y tristeza. El estilo narrativo que nos encontramos en El juego del ángel nos ofrece una estructura más cuidada y trabajada que en el títulos anteriores. Si la prosa de Zafón ya me parecía magnífica antes, ahora me atrevería a tacharla de magistral, sublime y exquisita. El autor no sólo es capaz de hacer que pasees por las calles de una Barcelona tan hermosa como lúgubre, no sólo te hace imaginar a los personajes a la perfección: también consigue emocionar, y con una sencillez apabullante.


El silencio hace que hasta los necios parezcan sabios durante un minuto.
 
David Martín es, sin duda, el punto fuerte de la obra. Muchísimas veces que dicho que Carlos posee un don fascinante para construir personajes reales y verosímiles, y no solo eso, sino que además, les dota de una personalidad propia y marcada, adjudicándoles una historia coherente, que justifica sus actos a lo largo de toda la obra. Tras leer varios de sus libros y haberme encontrado con personajes tan buenos como Julián Carax, el novelista de La sombra del viento, puedo decir que, aunque éste tenga un hueco en mi corazón, el alma destrozada de Martín, sus constantes altibajos y su trágica y dolorosa historia, hace que pase a un segundo plano. De todos los personajes que ha creado Zafón, éste es el personaje. El más realista, el más humano. Un hombre con una infancia difícil, que ha de luchar en contra de sus fantasmas y vivir con la angustia que supone el saber que jamás podrá estar con su amada. Durante toda la obra, vemos como se enfrenta a críticas de todo tipo, incluso las suyas propias, y como las va superando. Posee una personalidad cínica, directa, ácida e incluso cruel. Logrará que nos compadezcamos de él, que sintamos repulsión por varios de sus actos y comprensión por otros tantos. En definitiva, es éste un personaje cargado de matices, de luces y de sombras, que, sin duda, me ha conquistado, y creo firmemente que hará lo mismo con vosotros.
El resto del elenco, desde los Sempere, mi familia de libreros favorita, a Isabella, una muchacha amante de las palabras, me ha encantando. Son los clásicos personajes de Zafón, con sus personalidades bien defendidas, sus vidas sencillas y creíbles y sus psicologías fantásticamente construidas.
A estas alturas de la reseña, he de desmentir algo que mucha gente me había comentado del libro, y que yo no he terminado de ver: las similitudes con La sombra del viento. Si es cierto que en un principio vemos cierto parecido, pero después, la trama va por un camino más tétrico y oscuro, con una historia completamente distinta. Lo único que tienen en común, es que en ambas, un escritor con un triste pasado juega un papel importante. Al menos, yo no he encontrado más similitudes.
Como ya os dije al principio de la reseña, no es una novela para todo el mundo, y eso es debido al desenlace. Es tan confuso, tan abierto, y deja tanto a la imaginación,  que muchos de vosotros pensaréis que habéis perdido el tiempo con la novela. Otros tantos, pensaréis como yo, y quedaréis enamorados del desenlace, prendados de esas últimas líneas que dan lugar a una interpretación personal, que invitan al lector a imaginar qué ha pasado, a buscar una explicación propia. Personalmente, el final me ha resultado increíble, mágico y precioso a más no poder.

El juego del ángel es una novela extraña y particular, con una historia formidable pero un ritmo irregular y abundante relleno, que dificultan su lectura. Sin embargo, cuenta también con un protagonista fantástico y un desenlace muy particular, que merece la pena ser leído.

¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!


Life is Better with Music #13: Hooverphonic

Esta sección lleva mucho tiempo inactiva, ¡y eso no puede ser! Os sorprendería la cantidad de descubrimientos musicales que he hecho últimamente. Por eso mismo, decidí que hoy sacaría un hueco libre para hablaros de Hooverphonic, un grupo belga muy talentoso que descubrí hace nada. Si queréis saber un poco más, ¡quedaos a leer y disfrutad de la música!
La banda estaba conformada originalmente por Liesje Sadonius -que abandonó el grupo poco después de forma amistosa-, el teclista Frank Duchêne, el bajista Alex Callier y el guitarrista Raymond Geerts. Pasaría por más vocalistas -como la brillante Geike Arnaert- hasta finalizar en 2010 con Noémi Wolfs, la que para mí, posee la voz más dulce y bonita. Esta cantante se incorporó con el disco The Night Before, y gracias al single con el mismo nombre, la banda fue disco Platino en Bélgica. Han realizado varias bandas sonoras, y su tema Gravity, el cual muchos reconoceréis, ha aparecido en un popular anuncio de perfume.
Clasificarlos en un solo estilo musical, es tarea difícil: aunque en sus inicios podríamos categorizarla como trip-hop, la banda ha experimentado con pop, blues y electrónica en más de una ocasión, creando temas formidables en su mayoría.
Reconozco que no he buscado a fondo toda su actividad, pero, de lo poco que he escuchado, puedo afirmar con total seguridad que adoro sus dos últimos discos: The Night Before y Reflection. De destacar algún tema, sería, sin duda, Gravity, Club Montepulciano, Heartbroken, Eden o Mad About You, el cual os dejo aquí abajo. Repito que me gusta más la voz de Wolfs, pero esta canción me puede.


¿Los conocíais? ¿Qué os han parecido?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!

Ciudad de las almas perdidas (Cazadores de Sombras #5) - Cassandra Clare

Ciudad de las almas perdidas (City of Lost Souls), de Cassandra Clare
Traducción de Patricia Nunes
Saga Cazadores de Sombras: Ciudad de hueso | Ciudad de ceniza | Ciudad de cristal | Ciudad de los ángeles caídos | Ciudad de las almas perdidas | Ciudad de fuego celestial
Editorial Destino
978-84-08-00812-5
505 páginas
Resumen que nos da el libro: ¡CONTIENE GRANDES SPOILERS DE LIBROS ANTERIORES! Jace es ahora un sirviente del mal, vinculado a Sebastian por toda la eternidad. Sólo un pequeño grupo de cazadores de sombras cree posible su salvación. Para lograrla, deben desafiar al Cónclave, y deben actuar sin Clary. Porque Clary está jugando a un juego muy peligroso por su propia cuenta y riesgo. Si pierde, el precio que deberá pagar no consiste tan solo en entregar su vida, sino también el alma de Jace.
 
¡RESEÑA CON LIGEROS SPOILERS!
Porque a menudo sucede con lo que es precioso y está perdido, que al encontrarlo puede que no sea igual que lo que fue.

Hace más de un año que no me acerco a Cassandra Clare y su popular - a la par que interminable - serie Cazadores de Sombras. A finales del 2013, os traje la reseña de Ciudad de los ángeles caídos, en la que ya afirmaba que el hecho de estirar la saga, me había desilusionado enormemente, debido al que al nuevo arco argumental no se le sacaba el máximo partido ni por asomo. Tras leer este quinto tomo, mi teoría no hace más que reforzarse, y aunque sí es cierto que he encontrado cosas positivas en Ciudad de las almas perdidas, muy bueno tiene que ser el desenlace de la serie para compensar sus fallos y eliminar esa sensación que tengo de que la señorita Clare me está tomando el pelo.
Antes de nada, les informo a las pocas personas que no lo sepan, que, en un inicio, esta serie de seis tomos, iba a ser una trilogía. Sin embargo, la autora decidió continuarla, y sacar tres novelas más, ambientadas en el mismo mundo y con los mismos personajes, pero siguiendo una historia distinta que, a mi parecer, es mucho más interesante que la original. Bien, entonces... ¿Cuál es el problema?  
La historia está muy desaprovechada. Es una idea buenísima, pero muy mal explotada. El libro está cargado de escenas sinsentido y relleno a mansalva, fragmentos que no aportan absolutamente nada, los cuales me han enervado a más no poder. No entiendo qué necesidad había, además de la de llenar páginas a lo tonto, de incluir tanta información inútil.
Imagen de Devianart
Los personajes. El mayor error de toda la obra. Imaginaos, pobre de mí, que solo me convencen al 100% tres de los personajes, y que he tenido que ver como estos pierden gran parte de su gracia. El único al que salvo de la quema es a Simon, porque es el único que conserva la personalidad y carisma de sus anteriores entregas. Los demás, o bien me resultaron indiferentes, como es el caso de Maia e Isabelle, o han reforzado la tirria que les tenía -¿se deduce que son Clary y Jace, verdad?- o, directamente, han ido a menos, y a velocidades sorprendentes. Es el caso de Alec y Magnus, dos personajes que me gustaban un montón, pero que, con éste tomo y parte del anterior, han desmejorado mucho. No contenta con ofrecernos un dramón monumental y completamente innecesario, la autora convierte al gran brujo de Brooklyn, personaje que antes era épico, en una aparición carente de cualquier interés. Alec me ha sacado de quicio en más de una ocasión. Ganas me entraban de darle un guantazo por las tonterías que hacía.
Bienvenidos al culebrón nefilim. Por último, y como despotricar de esta gente me relaja, hablemos de Jace y Clary, principales culpables de que la historia no avance. La autora se centra más en su apasionado e ""interesante"" romance, en vez de ir al meollo del asunto. Y oye, que si la relación fuera creíble, lo aceptaría; es más, aunque fuese la cosa más surrealista del mundo, si los personajes fueran agradables, haría mi esfuerzo por entenderlo y aguantarme. Pero es que no lo son. El rubiales no tiene gracia por ninguna parte, y Clary tiene unas salidas demasiado inmaduras e injustificables. Si a esto le sumamos una relación demasiado empalagosa, exagerada e inverosímil, tenemos un combo que me explota en la cara cada vez que leo un libro de Cassandra Clare.

El dolor te hace más fuerte. La pérdida te hace poderoso.
Al contrario de lo que pueda parecer, no todo es malo. Mentiría si dijera que no he disfrutado como una enana leyendo esta quinta entrega, a pesar de sus incontables peros. Sigue siendo una lectura entretenida, amena y con buen ritmo, al que es fácil engancharse. Asimismo, cuenta con acción a raudales, escenas trepidantes que introducirán al lector en la historia en cuestión de segundos.
La narración de Cassandra Clare ha dado un gran cambio con este tomo. Al fin he podido acostumbrarme a ella, e incluso disfrutarla. A pesar de que a veces peca de repetitiva y que hace comparaciones la mar de extrañas de vez en cuando, hay que destacar la capacidad que tiene de recrear hermosos escenarios, y lo rápido y sencillo que es visualizarlos. Además, y como siempre, hacer mención a los diálogos, los cuales, en su mayoría, veo más que realistas.
Las escenas de acción se me han pasado volando, cosa extraña, ya que me cuesta mucho hacerme a ellas. Destacar, sobretodo, el final de la novela, el cual me ha dejado con muchas dudas y deseando leer, cuanto antes, Ciudad de fuego celestial. Pero, y he de repetirme: muy bueno tiene que ser ese último título para no llevarme una decepción tremenda con esta serie.
La eternidad no hace que se olvide la pérdida, sólo la hace más soportable.
  
Ciudad de las almas perdidas es una continuación donde no se aprovecha al máximo la historia ni se le saca partido a sus personajes. Sin embargo, a pesar de esto y de las grandes cantidades de relleno que posee, se lee en nada y entretiene como la que más. 
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!

{Mini-reseñas} Alas para un corazón y El abrigo verde

Alas para un corazón (Skelling), de David Almond
Traducción de Verónica Canales Medina
Autoconclusivo
Nube de tinta
978-84-15594-13-0
204 páginas
Resumen que nos da el libro: Michael nunca se habría cambiado de casa. Él habría preferido seguir en el mismo barrio, con los mismos amigos, saludando a los mismos vecinos de siempre. Pero si Michael no hubiera llegado a Falconer Road, jamás habría descubierto la belleza y el misterio de todo lo que nos rodea, ni hubiera aprendido que no hay mejor escuela que la vida; tampoco habría escuchado el verdadero latido de la naturaleza y, sobre todo, no habría conocido a Skelling, un ser extraordinario que cambió su vida y la de su familia para siempre...
Por dentro todos somos iguales, sin importar lo horribles que parezcamos por fuera.  
David Almond nos sirve, con una pluma sencilla a la par que elaborada, un relato tierno y cautivador, cargado de sentimientos, emociones y significado. He aquí una obra con mucho trasfondo, que nos presenta la vida de un muchacho que, debido a terribles circunstancias, descubrirá la magia, su poder, y los milagros que ésta puede lograr.
Como ya he mentado, es un libro con mucho simbolismo y con un argumento fantástico, que, aunque no es la cúspide de la originalidad, sí es cierto que está muy bien llevado; sin embargo, opino que se podría haber hecho muchísimo más con él, en especial, con sus personajes, con los cuales es difícil conectar. Me resultaron poco más que meras sombras, y es fastidioso,  porque podrían haber sido unos protagonistas ideales. Asimismo, unas cuantas explicaciones y un poco más de información, hubiesen aportado mucho.
Aún con esas, sí que recomiendo la novela. No es un indispensable, ningún título que todo el mundo debería leer sin lugar a dudas. Es más, es una novela especial, que no todo el mundo podrá disfrutar. Es sólo una novela que se lee en apenas una tarde, el acompañante perfecto para un humeante tazón de café. Es un libro entretenido y emotivo, sin más. Si os animáis a acompañar a Michael, Mina y Skelling en su tierna aventura, es probable que finalicéis la lectura con una sonrisa de oreja a oreja.
Alas para un corazón es un libro dulce y ameno, que a pesar de que su historia y personajes podrían haber dado mucho más de sí, puede ser leído y disfrutado en una tarde. Si queréis una lectura tierna y entretenida, esta es una opción que deberíais tener en cuenta.



El abrigo verde (... ellen dellen...), de María Gripe
Traducción de Pedro Barbadillo
Autoconclusivo
Ediciones SM
181 páginas
84-348-1000-X
Resumen que nos da el libro: Para su madre, Fredrika es un patito torpe. ¿Cómo lograr que se parezca a Madeleine Strand? Su madre le compra un abrigo verde como el de Madeleine. A Fredrika no le gusta, pero se lo pone.
Poco a poco se produce un cambio. Fredrika llega a ser la mejor alumna de la clase. Y, con una mezcla de admiración y envidia, todos la aceptan como portavoz del curso. Sólo una persona, muy entrañable para ella, parece ignorar su cambio: la profesora de historia. Esto la sume en un mar de dudas.
Un día de privamera, Fredrika tira al río el abrigo verde, símbolo de la personalidad que su madre le quería imponer. Luego se dirige a casa para hablar con su madre. Esta vez será ella la más fuerte.
María Gripe defiende en esta obra el derecho de todos los jóvenes a desarrollar su propia personalidad. Al principio, Fredrika cede a las presiones  de los adultos. Pero luego logra imponer su derecho a ser ella misma.
El abrigo verde es una novela de la autora sueca María Gripe que, una vez más, ha logrado sorprenderme. Aunque no es comparable a la cantidad de mensajes que guarda El túnel de cristal, otra obra de la autora que os insto a leer, sí es cierto que este breve libro, es digno de mención.
Nos encontramos con la historia de Fredrika, una joven que tendrá que convivir con las exigencias y altas expectativas de su madre. Entre sus páginas, tenemos un relato sublime, que no habla de la presión que puede sentir un adolescente en casa y de los ideales que se ven forzados a seguir para agradar al resto, de la "importancia" de las apariencias. Habla de la fortaleza y de cómo esta, de vez en cuando, se quiebra. De la construcción de una personalidad falsa para escudarnos y no ser lastimados, y de la búsqueda de una verdadera, que nos defina como personas y que permitan a los demás vernos tal cual somos.
María Gripe tiene un estilo único, compuesto a base de párrafos y frases corta que, a pesar de lo que pueda parecer, dista mucho de ser simple. En muy pocas palabras, es capaz de transmitir mil y una sensaciones, y sus historias, están adornadas con bellas metáforas, las cuales se irán desenvolviendo poco a poco, con suma elegancia.
Aunque no es el único personaje de toda la obra, sí es el que más brilla, y al que más importancia se le da: Fredrika, la cual posee una psicología muy bien definida. No es una protagonista perfecta, es más, dista mucho de serlo, y por ello, me ha encantado; como cualquier ser humano, tiene sus inseguridades y miedos, pero intenta esconderlos tras una cortina, temerosa de ser ridiculizada. Debido a su situación es casa, se defiende bajo máscaras, las cuales irán desapareciendo a medida que pasan las páginas. Es una muchacha que está en continua evolución, y un personaje la mar de realista. De vez en cuando, es agradable alejarnos de esas heroínas a las que estamos acostumbrados.  
El abrigo verde nos cuenta la realidad de una pobre muchacha que va en busca de su personalidad, y de como poco a poco, se va descubriendo a sí misma, y queriéndose tal cual es. Narrada de una forma única y emotiva, y protagonizada por un personajes realista, esta obra es una auténtica delicia, y de lo más profundo que he encontrado últimamente dentro del panorama juvenil.   


¿Los habéis leído? ¿Os llaman la atención?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!