El iniciado (El señor del tiempo #1) - Louise Cooper

El Iniciado, de Louise Cooper
Círculo de lectores
84-226-3345-0
364 páginas
Resumen que nos da el libro: TÍPICA SINOPSIS DESTROZA-LIBRO. LEED BAJO VUESTRA RESPONSABILIDAD. El Iniciado, primer volumen de la trilogía que lleva por título El señor del tiempo, cuenta la fascinante historia de Tarod, el joven designado por los antiguos señores del mundo para restablecer la primitiva sabiduría. Con un estilo sencillo y directo, la escritora acierta a transmitir, en un entorno fantástico, las preocupaciones del protagonista, sometido a un inquietante período iniciático, durante el cual le será revelado su destino. En un clima de tensión creciente, Tarod deberá llevar a cabo la misión que le ha sido asignada, recuperar el poder de los ancianos usurpado en tiempos lejanos por hombres incapaces de comprender sus conocimientos. 
He perdido la cuenta de la cantidad de veces que me han recomendado hincarle el diente a El señor del tiempo, serie perteneciente al género fantástico escrita por la inglesa Louise Cooper. Después de meses y meses de búsqueda (puesto que están descatalogados) por fin pude hacerme con ellos, encontrándomelos por casualidad  en un mercadillo de segunda mano; mi emoción era tal, que al borde estuve de besar al tendero. Así que, más feliz que unas castañuelas, me encaminé hacia casa con la trilogía bajo el brazo, deseosa de embarcarme en la aventura trepidante que me habían prometido. Pero, y como era de esperar (¡si es que no aprendo!) las expectativas, una vez más, me han jugado una mala pasada. Pero mala de verdad, porque, en otras circunstancias, hubiese disfrutado horrores de la obra; la novela de Cooper, pese a tener sus pegas, es fácil de disfrutar, y carece de fallos destacables. Lástima que no haya sido lo que me esperaba.

Hace mucho tiempo, el mundo se encontraba sumido en una espiral de destrucción que sólo los seguidores de Aeoris, dios del Orden, pudieron frenar; juntos, derrotaron las poderosas fuerzas de Caos, y borraron todo rastro de ellas en la tierra. Quemaron libros y documentos, destruyeron sus hechizos y se apoderaron del Castillo, lugar de residencia de los viejos Ancianos (partidarios del Caos). El mundo bajo el reinado del Orden y la constante vigilancia de los Iniciados, unos hechiceros que se encargan de velar porque todo esté correcto, es en su mayoría, un lugar tranquilo y apacible. Sin embargo, una serie de extraños eventos y las numerosas y terribles tormentas que azotan cada rincón, les llevará a plantearse aquello que creían imposible: ¿y si el Caos vuelve a alzarse?

El Iniciado y yo tuvimos nuestros choques desde el principio: tras haber leído las cincuentas primeras páginas (excluyendo el prólogo, que es es-pec-ta-cu-lar) tuve la amarga sensación de que la obra había envejecido muy, pero que muy mal. El protagonista, del cual me habían hablado maravillas, me parecía un cliché andante. Tarod es el típico joven de orígenes humildes, un muchacho incomprendido al que nadie quiere ver ni en pintura (en su caso, por ser un hijo bastardo y no pertenecer a ningún clan) pero que, en el fondo, siente, sabe que es especial. Y está en lo cierto: Tarod posee un poder de inmensas magnitudes, que lo convierte en un ser único en su especie; y es, gracias a ese poder, que consigue llegar hasta el Castillo, lugar de residencia de los Iniciados. Y, como Tarod es la divina papaya y todo lo hace bien, con solo diecisiete años llega a ser un Iniciado de séptimo grado, rango escandalosamente alto que sólo está al alcance de unos pocos aventajados. Pues bien, a mí este action man mágico me estaba tocando bastante las narices. Detesto a los héroes todopoderosos, esos personajes planos, lineales y aburridos que rara vez se cuestionan algo, y Tarod tenía toda la pinta de ser uno de ellos. Por suerte, estaba equivocada: nuestro protagonista no acepta lo que se le ordena sin rechistar, tiene ambiciones, sueños y temores, que se ven perfectamente reflejados a lo largo de toda la obra. El pobre muchacho se planta ante una situación difícil, que le obligará a enfrentarse con lo que es, y lo que siempre ha creído que era. Y es esa reflexión, una de las cosas más destacables de toda la obra. ¿Somos así por inercia, o podemos cambiarlo? ¿Hasta qué punto somos dueños de nosotros mismos? El hecho de que la autora se anime a hacernos reflexionar con ese y mil temas más (como la fina línea que separa el bien y el mal, el equilibrio que ha de haber entre estos...) son los que convierten a esta lectura, en una obra más que recomendable. El Iniciado es una novela de fantasía, sí, pero va más allá, planteándonos interesantes temas de debate de una forma para nada pesada, obligándonos, casi sin darnos cuenta, a pensar.

La balanza se inclina demasiado hacia un lado, y una fuerza triunfa y reina a expensas de la otra. Pero sin un adversario que la contrarreste, ninguna fuerza puede perpetuarse; la relación es simbiótica, y el Orden sin el Caos, o el Caos sin el Orden, conducen irremediablemente a la entropía.

Eso sí, no me parece de lo mejorcito dentro de la fantasía (¡ni mucho menos!). La historia es profunda, está bien hilada y funciona, pero el mundo en el que se desarrolla, no me parece especialmente original. Además, opino que la forma tan precipitada en la que Cooper nos narra la obra, no ayuda, en absoluto a introducirse en este nuevo universo; las primeras páginas son caóticas, y es muy difícil no perderse, dado que no se te da ni un mínimo de información. Esto, sumado al ritmo irregular de la novela, me han hecho muy difícil pillarle el truco a la narrativa y que, por lo tanto (y pese a no considerarla mala en absoluto) no pudiera disfrutar plenamente de ella.

Curiosamente, y aunque Tarod es un personaje que me ha agradado sobremanera, he sido incapaz de encariñarme y/o sentir algo por algún otro personaje, y eso que veía sus reacciones la mar de lógicas (especialmente las de Keridil); el problema, es que la autora profundiza en demasía en nuestro protagonista, y relega al resto de figuras a un plano más que secundario. Hay personajes que no me he creído (Sashka) y otros que simplemente, me han sido irrelevantes (Themila). Sin embargo, hay otros tantos, como Cyllan o Yandros que son interesantes, y creo que podrían dar mucho juego de cara a los siguientes tomos, si se les saca el máximo partido. Y, relacionado también con los personajes, considero que la relación amorosa, está terriblemente cogida con pinzas; salta a la vista que está ahí para cumplir una función determinada y mostrarnos una evolución en el protagonista, pero hubiera agradecido que se ahondara más en ella.

Al renunciar a su humanidad, había renunciado también a las emociones propias del ser humano, y pensó, despreocupadamente, que parecía un precio muy pequeño.


En resumidas cuentas, El Iniciado es un buen inicio de trilogía, con un protagonista brillante y una historia que, sin ser especialmente original, cautivará a más de uno por su complejidad y buen desarrollo. ¡Estoy deseando hincarle el diente a su segunda parte!

¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención? ¿Qué otras obras de fantasía me recomendáis?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!  




Princesa mecánica (Cazadores de Sombras: Los Orígenes #3) - Cassandra Clare

Princesa mecánica, de Cassandra Clare 
Editorial Destino 
978-84-08-03826-9
506 páginas
Resumen que nos da el libro: CONTIENE SPOILERS DE ENTREGAS ANTERIORES. Tessa Gray debería sentirse feliz... ¿no se sienten así todas las novias? Prometida a Jem, sigue recordando las palabras de Will declarándole su amor. Pero los planes de Mortmain, que necesita a la chica para acabar con los Cazadores de Sombras, cambiarán el destino de Tessa... Si la única manera de salvar el mundo fuera destruyendo a quien más ama, ¿lo haría?

¡RESEÑA COMPLETAMENTE LIBRE DE SPOILERS!

Más de una vez he dicho que, pese a encontrarle unas cuantas pegas, me gusta bastante el spin-off de Cazadores de Sombras. Me parece que Los orígenes supera a la serie principal, y con creces: posee una historia mucho más interesante y mejor llevada, unos personajes más maduros y muy bien desarrollados (o al menos, la mayoría…) y una ambientación mil veces más atractiva. Por lo tanto, y visto lo mucho que disfruté con sus dos entregas anteriores, estaba ansiosa por descubrir el final de esta trilogía, y comprobar por mí misma si era tan bueno e increíble cómo me lo habían pintado. Después de haberlo leído, puedo decir que (y aunque hay algunos detalles que no terminan de cuadrarme) Princesa mecánica no sólo está a la altura de sus predecesoras: es mucho mejor.  

Evidentemente, durante su carrera, un escritor va evolucionando y perfeccionando su estilo, y eso es algo que se nota bastante en Princesa mecánica. Siempre digo lo mismo, y lo seguiré diciendo: ha llovido un montón desde que se publicó Ciudad de hueso, y eso se nota. La prosa es está mucho más cuidada y fluye, veloz, sin encontrarse ningún bache en el camino. La autora sabe a la perfección cuándo y cómo ha de darte información, y cuanta de esta es necesaria para que sigas leyendo. Así es como, aportando las dosis adecuadas de acción, humor, drama y amor, la autora consigue crear una novela adictiva, de fácil lectura, capaz de entretener a cualquiera. 

En cuanto a las relaciones (y abarco en este apartado a toda la trilogía) estoy más que contenta con cómo se han ido desarrollando. Me parece que los vínculos entre los personajes están mucho mejor atados que en la saga principal; resultan más creíbles, más sinceros y cercanos. La amistad de Will (que solo me gusta cuando está el Carstairs de por medio) y Jem, es una auténtica preciosidad, con la que es fácil emocionarse. Asimismo, las parejas de personajes secundarios que se van creando, ¡son adorables a rabiar! Henry y Charlotte (¡no es spoiler, así que fuera dramas!) son el colmo de lo tierno, y más en esta tercera entrega. Del resto, no puedo decir nada más, ya que no quiero destriparos el libro; pero que sepáis, que la de los pastelitos me llega a la patata

De hecho, lo único, lo ÚNICO que no me gusta y no me trago, por mucho que se intente justificar, es el triángulo amoroso de las narices. Lo dije en la reseña de Príncipe mecánico, y lo digo ahora: si hay algo que me molesta más que las protagonistas que se enamoran de la noche a la mañana, son las protagonistas que se enamoran de DOS chicos de la noche a la mañana. Reitero que no me resulta una relación creíble y que no le encuentro base o sentido alguno. Me parece que es exagerado y precipitado y sólo puedo llegar a entenderlo (y haciendo un esfuerzo importante, la verdad) por parte de un personaje dada su delicada situación; pero el resto, ¡surrealista total! Por ende, los momentos pastelosos de la novela y la resolución de la misma en cuanto a romance, me ha dejado muy indiferente. No me lo veía venir, pero es que tampoco me importaba lo suficiente como para darle vueltas; y si os preguntáis si me gustó o no, os diré que lo considero muy poco creíble, pero que el epílogo estaba tan bien escrito y contenía tanto, que me dio igual. Realmente, y aunque la autora haya querido darle más importancia de la necesaria (desde mi punto de vista, al menos) el triángulo no es lo fundamental: lo fundamental, es el amor, no necesariamente romántico, y lo que uno está dispuesto a hacer por él. 

En cuanto al final en sí, me ha parecido el adecuado, no se me pasaría por la cabeza ponerle otro: todos los cabos quedan atados, y no hay lugar a queja. Pero, eso sí, me he quedado un poco sorprendida, porque yo me esperaba un desenlace desolador, triste y horrible, que me hiciese llorar a lágrima viva encogida en un rincón; y a mí me ha parecido precioso. A ver, tiene su parte dramática (es Cassandra Clare, dah) pero tampoco me pareció el colmo de lo trágico. Por favor, no lo leáis con miedo, porque nada más lejos de la realidad. 


En resumen, el spin-off de Cazadores de Sombras supera, con creces, a la serie original, ofreciéndonos unos personajes mucho más completos, una historia mejor desarrollada y una prosa mil veces más cuidada. Si disfrutasteis con la primera trilogía, ¡no sé a qué estáis esperando!


¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención? ¿Qué otras novelas de fantasía ambientadas en la época victoriana conocéis? 
¡Un abrazo de osete! 

Autores que tendré en cuenta durante el 2016

El año pasado, publiqué una entrada en la que recogía cinco de los  autores que más ganas tenía de leer, para ver si había suerte y podía hincarles el diente durante el 2015; y, aunque no cumplí por entero mi propósito, puede decirse que hice algunos progresos: dos ya están leídos, y otros dos (que caerán en breves) ya ocupan un hueco en mis estanterías. Según parece, eso de la llamada "presión social" funciona, así que este año haré lo mismo y compartiré con ustedes la famosa lista. Sin más dilación, ¡comencemos! 



Andrzej Sapkowski Nombre super sencillo, ideal para que libreros y bibliotecarios no se rían de ti intentando pronunciarlo, sí señor. En fin, al margen de mi reciente e insana obsesión por la fantasía heroica, este autor polaco me llama la atención por las referencias a la mitología eslava que se encuentran en sus obras. Además, he leído críticas más que prometedoras. A ver qué tal. 

Terry Pratchett No haber leído a este señor tiene mucho delito. Mucho, mucho delito. Y ojo, no es porque me pique terriblemente o ande detrás de él desde hace años: es un delito, porque tengo a un gran fan del Mundodisco como amigo, y este no deja de atosigarme para que le dé una oportunidad de una condenada vez. No sé todavía cuando lo leeré, y tampoco por donde empezar (al parecer, tiene distintos ordenes de lectura), pero me han comentado que dos opciones muy buenas para hacerlo son Mort o ¡Guardias! ¡Guardias! ¿Estáis de acuerdo? 

A. S. King Esta (junto con la siguiente) es una de las pocas autoras que me llaman la atención dentro del panorama juvenil actual. Además, me vendrá de perlas para practicar inglés, dado que las novelas que más me llaman la atención, todavía no están en nuestro idioma. Lo primero que lea de ella, será probablemente Everybody sees the ants. ¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención? 

Leigh Bardugo La saga Grisha es la saga de fantasía/juvenil que más me interesa. Llevo detrás de ella desde antes de que se publicara Sombra y hueso, y ahora que tenemos la saga completa en las librerías, no tengo ninguna excusa para no hincarle el diente. Ya os contaré qué tal.

¡Eh! Antes de irme me gustaría explicar que he estado ausentes últimamente (y puede que lo siga estando) porque mi ordenador me está dando la tabarra más de lo normal y funciona cuando le da la gana. Aprovecharé que hoy va bastante bien para dejar alguna entrada programada y, aunque no os comente porque es un latazo hacerlo desde el teléfono,  ¡os sigo leyendo! 

¿Coincidimos en alguno? ¿Qué autores os gustaría leer próximamente? 
¡Un abrazo de oso!

Amadeus

Amadeus 
Basada en la obra de teatro de Peter Shaffer 
Dirigida por Milos Forman 
Guión de Peter Shaffer
Sinopsis: Antonio Salieri es el músico más destacado de la corte del Emperador José II de Austria. Entregado completamente a la música, le promete a Dios humildad y castidad si, a cambio, conserva sus extraordinarias dotes musicales. Pero, después de la llegada a la corte de un joven llamado Wolfgang Amadeus Mozart, Salieri queda relegado a un segundo plano. Enfurecido por la pérdida de protagonismo, hará todo lo posible para arruinar la carrera del músico de Salzburgo. Mientras tanto, Mozart, ajeno a las maquinaciones de Salieri, sorprende a todos con su genialidad como músico, pero también con sus excentricidades -EXTRAÍDA DE FILMAFFINITY- 
¿Por qué crea en mí el deseo... y después me niega el talento? 

Hace poco, comenté que no había visto ninguna película decente durante el 2015 (a excepción de Los chicos del coro, que fue fantástica) y, ¡pam! Una de las primeras que veo este año resulta ser el colmo de lo glorioso. Me esperaba un montón de la obra de Forman, y aún así, no me ha decepcionado en absoluto: Amadeus es una cinta inteligente y atrevida, con una profundidad apabullante. Una joya de visionado casi obligado que no puedo más que recomendaros, a pesar de que hay que verla "guardando distancias" y siendo plenamente conscientes de que, ni es un documental, ni pretende serlo. He leído incontables críticas negativas quejándose de que la realidad que nos muestra la cinta está muy distorsionada; pero es que ni Forman, ni Shaffer (quien escribió la obra de teatro en la que se basa el filme) buscaban mostrar ninguna realidad. Simplemente, se basaron en la supuesta rivalidad entre Mozart y Salieri para escribir una obra en la que un hombre se aleja de la mano de Dios. No es una película biográfica, y eso se puede apreciar si tenemos en cuenta que, pese a presentarnos a dos personajes históricos, estos no son imprescindibles para el desarrollo de la trama: en vez de Mozart y Salieri, podrían ser Rodolfo y Anacleto, que no pasaría nada. Aunque enriquezca el resultado final, esas pinceladas de la vida de Mozart, la música, la ambientación... pasan a un plano más que secundario; lo realmente importante, es la evolución del personaje de Salieri (que repito: podría ser cualquier otra persona) y el como los celos, la envidia y las ansias de gloria terminan llevándole a una ruina mucho peor que la económicaUna vez que tengamos asumido que la cinta no nos va a mostrar la verdad absoluta, ya estamos listos para disfrutar de esta magnífica y cautivadora obra. 

Antonio Salieri dedicó toda su vida a Dios. Fue gracias a Él, que consiguió estudiar Música, fue con su ayuda, con la que logró ganarse un nombre. De no haber sido por el Señor, jamás hubiese llegado a ser compositor de cámara, jamás habría podido trabajar codo con codo con el emperador. Tal era su amor y gratitud que le entregó su castidad y su trabajo. Sin embargo, ese perfecto quid pro quo desapareció cuando Mozart (a quien admirada en su niñez), se cruzó en su camino. Ya desde un principio, el músico de Salzburgo no había cumplido con sus expectativas: lejos de ser el hombre culto, elegante y distinguido que se esperaba, Mozart era una criatura burda, soez y extremadamente vulgar. Pero aquel, no era el problema, y tampoco lo era el hecho de que le hubiera relegando, a ojos de todos, a un plano más que secundario: el verdadero problema, fue reconocer en sus composiciones la voz de Dios. Aquel al que le había entregado toda una vida, aquel por el que había renunciado a los más exquisitos placeres, había decidido apartarse de su lado, creándole un gran vacío que sólo se podía llenar con venganza. En así como, henchido de odio, decidió terminar con la carrera de Mozart sin darse cuenta de que por el camino, estaba perdiendo su humanidad... y cordura. 

Mediocres del mundo, yo os absuelvo. 

La química que poseen Tom Hulce y Murray Abraham en pantalla, es impresionante. Ambos se marcan unos papelones de escándalo y le sacan un gran partido al guión (que ya es fantástico de por sí, tan sólo hay que ver el diálogo final, ¡EL DIÁLOGO FINAL!), aunque el más destacable, es Murray. ¡Cielo Santo, qué maravilla de hombre! Con una sola mirada, con un mínimo gesto, logra transmitir mil y una emociones. Se nota, y muchísimo, que ha trabajado en su personaje: sus expresiones, nos muestran a la perfección los sentimientos contradictorios que inundan a Salieri al escuchar a Mozart. Porque, aunque bien le detesta y envidia, no puede más que reconocer su talento y conmoverse ante sus bellas melodías. Espectacular.  En cuanto a la ambientación, el vestuario y la música, no tengo más que halagos. Principalmente para esta última, que nos regala increíbles audiciones, con una escenografía brillante. Mis preferidas, han sido los fragmentos de El rapto en el Serrallo y Don Giovanni (tanto por la música en sí, como por el significado que esta escena le aporta a la trama).

Finalmente (y esto es por vuestro propio bien) os comento que, de verla en castellano, busquéis el primer doblaje que se hizo de la película, ya que el segundo, es todo lo triste del mundo y más, y es más que probable que os fastidie la experiencia. 

En resumen, Amadeus es una película increíble, una joya que todos deberían ver, por lo menos, una vez en la vida. ¡Vedla ahora mismo!


¿La habéis visto? ¿Os llama la atención? ¿Hay alguna película sobre/con grandes artistas que me queráis recomendar?
¡Un besete!