Las luces de Septiembre (Trilogía de La niebla #3) - Carlos Ruiz Zafón

10 comentarios:
Las luces de Septiembre, Carlos Ruiz Zafón
Trilogía de la niebla (#3 de 3): El príncipe de la niebla | El Palacio de la Medianoche | Las luces de Septiembre
*Los libros, aunque se recojan dentro de la misma saga, son autoconclusivos*
Editorial Planeta, sello Booket
978-84-08-07246-1
317 páginas
Resumen que nos da el libro: Un misterioso fabricante de juguetes que vive recluido en una gigantesca mansión poblada de seres mecánicos y sombras del pasado ... Un enigma en torno a extrañas luces que brillan entre la niebla que rodea el islote del faro. Una criatura de pesadilla que se oculta en lo más profundo del bosque ... Estos y otros elementos tejen la trama de misterio que unirá a Irene e Ismael para siempre durante un mágico verano en Bahía Azul. Un misterio que los llevará a vivir la más emocionante de las aventuras en un laberíntico mundo de luces y sombras.

No intentes cambiar el mundo, intenta que el mundo no te cambie a ti.

Si algo se puede afirmar sobre las novelas de Carlos Ruiz Zafón, es que o te encantan, o las detestas. Dudo que haya un término medio, ya que todas, siguen el mismo esquema, a pesar de contar con distintos personajes y argumentos. En mi caso, y como a estas alturas ya habréis podido observar, respondo al primer tipo. Es mi autor favorito a nivel nacional, y disfruto con todas y cada una de sus obras, las cuales, recomiendo siempre que tengo ocasión. Por esto mismo, quise ponerle broche final a la primera serie de novelas que publicó durante la década de los noventa, las cuales se encuentran recogidas en La trilogía de la niebla. Estos libros han supuesto para mí un auténtico descubrimiento, y han revolucionado mi concepto de literatura juvenil. Este tomo final, a pesar de que a mi juicio es, en comparación con sus predecesoras, un poco más flojo, ha sido una lectura atrapante, intensa y fantástica.
Carlos Ruiz Zafón.
Tras el reciente fallecimiento de Armand Sauvelle, su esposa Simone y sus dos hijos Irene y Dorian, se ven en la más horrible de las situaciones; además de tener que lidiar con el sufrimiento que produce la pérdida de un ser querido, tendrán que enfrentarse a las incontables deudas del difunto, las cuales les llevarán a vivir durante doce largos meses en la más terrible miseria.
Sin embargo, un viejo amigo del señor Sauvelle, a partir de su extensa red de contactos, consigue para Simone un empleo de ama de llaves en la casa de un adinerado fabricante de juguetes llamado Lazarus Jann, incluyendo la increíble oferta de instalarse en una humilde residencia en Bahía Azul, un pequeño pueblo situado en la costa de Normandía.
Pero, y como Zafón nos tiene acostumbrados, la trama se irá oscureciendo poco a poco, ofreciéndonos escenarios terroríficos y criaturas de pesadilla, que nos harán estremecernos en más de una ocasión y que además, lograrán que pongamos nuestros cinco sentidos en la lectura, intentando hallar respuestas a todos y cada uno de los enigmas que, poco a poco, se irán desarrollando.
No me explayaré más de lo necesario en lo referente a la pluma del autor, ya que siempre os digo lo mismo y, según parece, siempre os lo diré: es simplemente sublime. Mucha gente dice injustamente que  la narrativa juvenil está muy poco trabajada, o directamente, que es basura en comparación con la novela adulta. He aquí una gran prueba de lo contrario. No negaré que es un género donde puedes encontrarte muchas decepciones, pero no siempre tiene porque ser así, y este, por descontado, no es este el caso. Zafón nos cuenta una historia fascinante, con un extenso vocabulario y una fuerza impresionante, que consigue con una facilidad envidiable tocar la fibra sensible del lector y apresarlo hasta el final del relato. Y lo mejor de todo es que esto no pasa únicamente con Las luces de Septiembre, sino con todas y cada una de sus obras.

Todo se puede hacer. Es cuestión de atreverse a ello o no.
Tampoco me meteré a discutir a fondo si considero que este libro es original. Al principio de este artículo ya os mencioné que son novelas que, o gustan, o no. Todas siguen el mismo patrón, por lo cual y a pesar de las notables diferencias dentro de su historia, tienen muchos detalles en común. Y he de admitir que, de todas, esta ha sido para mí, la que cuenta con una trama menos novedosa. Quizás sea porque todos los libros que componen esta serie tienen el mismo estilo, pero le encontré demasiadas similitudes con El príncipe de la niebla y posiblemente por ello, no la disfruté tanto. De todas formas, la idea principal de la que parte Zafón es misteriosa y atrapante, y la manera en la que ésta avanza en fluida y natural. El autor no deja ningún cabo sin atar, ninguna cuestión sin resolver, y además, siempre nos ofrece una solución o respuesta coherente y realista. Todas y cada una de las páginas emanan miles de sensaciones y sentimientos, y están impregnadas de grandes dosis de intriga, suspense, acción, romance y emoción.
El ritmo de la historia es adictivo y regular, a pesar de la extensión de sus capítulos. Sin embargo, y aunque por lo general es una obra extremadamente amena, había ocasiones en las que se me antojó un tanto densa, en especial, durante sus últimas páginas.
La fastidiosamente bonita
edición inglesa.
Los personajes, como de costumbre y a pesar de que ninguno de ellos me ha llegado a marcar, me han resultado magníficos. La facilidad con la que este hombre crea protagonistas realistas y humanos, es sorprendente. Es imposible no sentirse identificado con ellos en algún momento de la novela. Para mí, el más destacable ha sido Lazarus. Es imposible no encariñarse de él, y menos después de conocer su duro pasado. Por otra parte, también tenemos a Irene, nuestra protagonista, la cual, aunque en ningún momento llegó a caerme mal, me ha sido un tanto indiferente. Ésta no tardará en entablar amistad con Hannah, una alegre y cotorra empleada del señor Jann, y se creará entre ella e Ismael, primo de Hannah y una figura solitaria y silenciosa, una relación sumamente especial, la cual se desarrolla de forma algo precipitada, pero que aún así, en ningún momento llega a resultar pedante, gracias a la poca importancia que se le da. No nos podemos olvidar de Simone, la típica madre que se esfuerza en cuidar a sus hijos y trabaja duramente para que a estos no les falta nunca de nada o Dorian, un adorable chiquillo aficionado a la cartografía y admirador secreto de Greta Garbo, el cual, se ganó gran parte de mi simpatía.
He de hacer una mención especial a dos personajes que, a pesar de no intervenir directamente en el libro, son de vital importancia. Hablo, como no, de Alma Matisse de la cual no os puedo hablar por miedo a irme de la lengua y Alexandra Jann, mujer del juguetero, la cual sufre una grave y rara enfermedad que la obliga a quedarse en cama.
El desenlace está muy bien logrado, aunque no todo es color de rosa. Las páginas finales, narradas en forma de carta, son conmovedora cuanto menos.
Las luces de Septiembre es una novela adictiva y fresca, narrada de una forma espectacular y con unos personajes únicos, reales y cercanos. Su único fallo, recae en lo repetitiva que es su estructura en comparación con las demás entregas de la saga y las similitudes que guarda con ellas, además de unos fragmentos más densos de lo habitual.

¿Lo habéis leído? ¿Le tenéis ganas? ¿Cuál creéis que es la mejor novela de Zafón?
¡Un beso y hasta la próxima!





Alicia en el pais de las maravillas y A través del espejo y lo que Alicia encontró allí - Lewis Carroll

9 comentarios:

Alicia en el país de las maravillas (Alice in Wonderland) y A través del espejo y lo que Alicia encontró allí (Through the Looking-Glass and What  Alice Found There), de Lewis Carroll
Ilustraciones por John Tenniel
Autoconclusivo
Editorial Optima
84-89693-83-8
319 páginas
Resumen que nos da el libro: Esta edición incluye las tres obras capitales de Lewis Carroll: los dos libros de Alicia y La caza del Snark. Se ha confeccionado auxiliarmente, al final del volumen, un dossier con los documentos de mayor interés en relación con las mencionadas obras.
Las ilustraciones pertenecen a John Tenniel, quien sin duda, no ha sido superado.
Charles Dodgson, matemático, poeta y gran aficionado a la fotografía, escribió esta obra bajo el pseudónimo de Lewis Carroll.
Triunfo de la imaginación y del ingenio, este relato recrea un mundo de escenarios insólitos y poblado de criaturas inolvidables.

 
A lo largo de mi pequeña vida blogueril, me he dado cuenta de que no soy la única que disfruta de las adaptaciones, canciones o extras anime relacionadas con Alicia. Sin embargo, jamás había tenido la oportunidad de leer la obra  original, a pesar de que tenía muchas ganas de ello. El otro día, en una de mis visitas a mi amada biblioteca, conseguí este fantástico ejemplar que, además de contener los dos cuentos de Alicia, cuenta con un poema perteneciente al nonsense – género en el que Carroll es más que reconocido- y una serie de documentos relacionados con las ya citadas obras. Y además… ¡con ilustraciones! ¿Cómo no iba a llevármelo?
Sin embargo, la lectura de estos dos clásicos no ha sido, ni de lejos, como me esperaba. Sabía que se trataría de una obra surrealista y extraña, donde el sentido común y la coherencia, se esfumarían a partir de las dos primeras páginas. Pero no he podido con ello. Ni siquiera la maravillosa prosa de Carroll, ha conseguido que este libro, terminase pareciéndome poco más que un simple entretenimiento.
Con esto, no quiero decir que la obra no me haya gustado. Os estaría mintiendo descaradamente si os dijera que las páginas no han pasado volando delante de mis ojos. Os engañaría si os afirmase que jamás me divertí ni aunque solo fuera un instante con las aventuras de Alicia, o que sus comentarios, no consiguieron sacarme una sonrisa en más de una ocasión. Pero, para mí, esta novela no ha sido tan fantástica, espectacular y magnífica como para muchos otros.
Supongo que a estar alturas, todo el mundo conocerá la historia de esta niña tan simpática y alegre. Alicia se encontraba sentada en la orilla del río en compañía de su hermana, aburrida y adormilada cuando de repente, ¡un intrépido conejo se cruza en su camino, alegando que llega muy, muy tarde! Ella, sin pensárselo dos segundos, le sigue a través de su madriguera y termina apareciendo en un país, bizarra cuanto menos, donde la cordura, desapareció tiempo atrás. A partir de ahí, ella vivirá fantástica aventuras, curiosos encuentros y conocerá a personajes cuanto menos, peculiares.
A través del espejo y lo que Alicia encontró allí es más de lo mismo, lo único que varía, además de los personajes, es la forma en la que Alicia consigue llegar al país de las Maravillas, la cual, no os desvelaré: tendréis que descubrirlo vosotros mismos.
La prosa de Lewis Carroll me ha parecido magnífica. La sencillez con la que te cautiva, es sorprendente, y lo logra con unas pocas líneas. Su pluma es simple y concisa, creada para que tanto niños como adultos puedan entenderla y disfrutarla, ya que además, es extremadamente amena. Los diálogos que Carroll recrea son brillantes, donde los juegos de palabras son los protagonistas y la ironía, está más que presente.  Las descripciones, llanas y claras, están escritas de tal forma, que imaginarse todos y cada uno de los escenarios, o los insólitos personajes que los pueblan, cueste menos que contar hasta tres.
Los capítulos son cortos, y se devoran en un abrir y cerrar de ojos. Además, estos están acompañados por las ilustraciones originales de John Tenniel, con las cuales, he tenido una relación amor-odio a lo largo de toda la lectura. La gran mayoría, me han resultado agradables, pero había algunas que se salían de lo grotesco –entre ellas, la que con más claridad recuerdo, es una donde
Alicia aparece con un cuello más largo que un día sin pan tras haber comido un pastel-.
La trama sigue la misma línea en las dos entregas, aunque quizá me haya agradado más la primera, debido a que el ritmo, desde mi punto de vista, en mucho más ágil, aunque en ambas, los acontecimientos suceden de forma rápida y frenética. El argumento destila originalidad, quizá demasiada, y es por esto, por lo irreal y particular que es la historia, por lo que las aventuras de Alicia, no las disfrutará todo el mundo. Son libros a los que no hay que buscarles el sentido, que hay que leer sin pensar y ya. Yo os los recomiendo sin ningún lugar a dudas, ya que opino que cualquiera puede ser capaz de deleitarse con ellos, pero si este tipo de tramas no son lo tuyo, te aconsejo que los leas despacio, con calma.
Los personajes protagonistas son, cuanto menos, curiosos. Mi favorita ha sido Alicia, ya que es imposible no cogerle cariño. Disfruté en especial con sus monólogos, los cuales, me hicieron reír en repetidas veces. También tenemos al Sombrerero, el gato de Cheshire, la Duquesa, Tweedledum y Tweedledee, la langosta o el bebé cerdito, que, junto con los demás personajes, constituyen un elenco de lo más variado y singular.
En lo referente a al poema de Carroll La caza del Snark, poco puedo comentaros. No soy muy aficionada a la poesía, y menos si esta no tiene lógica o sentido alguno. Lo que sí os aseguro, es que los documentos que encontramos en las últimas páginas, me han llamado la atención, ya que en ellos, además de encontrar cartas del propio autor, tenemos testimonios de Alice Liddle, niña que inspiró al conocido personaje y de Robinson Duckworth, amigo de Lewis.
Alicia en el país de las maravillas y A través del espejo y lo que Alicia encontró allí constituyen dos novelas entretenidas y amenas, narradas de forma fantástica y protagonizadas por los personajes más peculiares que he tenido la oportunidad de conocer. Sin embargo, considero que estas populares obras, no son más que una simple diversión para una aburrida tarde de domingo. Muy recomendables, pero a la  par, prescindibles.

 
¿Los habéis leído? ¿Les tenéis ganas?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!
 
 
 
 

El nombre del viento (Crónica del Asesino de Reyes #1) - Patrick Rothfuss

17 comentarios:
El nombre del viento (Crónica del asesino de Reyes, #1) El nombre del viento (The Name of the Wind), de Patrick Rothfuss 
Traducción de Gemma Rovira
Trilogía Crónica del Asesino de Reyes (#1 de 3) El nombre del viento | El temor de un hombre sabio | The Doors of Stone
Editorial DeBolsillo
978-84-9908-247-9 
872 páginas
Resumen que nos da el libro: En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: Kvothe… músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino. Ahora va a revelar la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad y su llegada a la universidad donde espera encontrar todas las respuestas que había estado buscando. – Haz click aquí para acceder a su ficha en Goodreads-



No hace mucho, este libro estaba en boca de todos y lo que de él se decía era, como mínimo, positivo. Así que, intrigada por su argumento y motivada por esas buenas críticas, corrí a hacerme con la obra sin pensármelo apenas ni un segundo. Sin embargo, y como suele ocurrir cuando nos encontramos cerca de algo deseado, una vez fuera de la librería me invadió el temor de que el libro que tanto anhelaba y en el que tantas esperanzas había depositado, me decepcionara; a que una vez más, las altas expectativas me jugaran una mala pasada. Tras dejarlo abandonado en la estantería durante largos meses, decidí darle una oportunidad. Y como de costumbre, me arrepiento de no haberlo hecho antes, ya que El nombre del viento no sólo es una novela fantástica, sino que ha logrado convertirse en una de mis favoritas dentro y fuera del género, y seguramente, en la mejor lectura de este año 2014
Kvothe es una leyenda que todo el mundo da ya por muerta; un personaje más, del que se narrar innumerables cuentos y rumores, pero cuya  verdadera historia, nadie ha llegado jamás a conocer. Hasta que Devan Lochees, más conocido como Cronista, un prestigioso y famoso escribano, se cruza en su camino, y le hace la propuesta de inmortalizar su verdad, de desvelar la auténtica historia de su vida en una biografía. Una historia marcada por traiciones y misterios, con luces y sombras, y mucha, mucha magia.  
A pesar de que el desarrollo de la trama es lento, debido a que al ser primera entrega de una trilogía se hace bastante introductoria, además de porque este primer volumen se centra en los cimientos sobre los que se construye la historia de Kvothe, una vez que te acostumbras a la pluma del autor, te engancha muchísimo., haciendo que no puedas –ni quieras- dejar de leer.  La narrativa de Rothfuss es una maravilla gracias a su meticulosa estructura y su extenso a la par que rico vocabulario. Es un estilo que aunque descriptivo, es conciso y para nada pedante, tal y como podemos observar, por ejemplo, en las descripciones de los distintos escenarios, los cuales terminas conociendo mejor que la palma de tu mano. He de destacar también el epílogo, que es simplemente magnífico. 


 La trama destila originalidad por los cuatro costados y cuenta con todos y cada uno de los ingredientes necesarios para animarte a seguir leyendo, como un romance para nada empalagoso o un intrigante  halo de misterio y magia. Quizá de lo único de lo que se queda corto es de acción, pero personalmente, opino que tampoco es extremadamente necesaria.  
Lo mejorr de toda la obra es, sin duda alguna, el hecho de que esté escrita tanto en primera como tercera persona, por lo que gran parte de la misma nos la narra el propio protagonista, Kvothe. Esto hace que nos sea más sencillo comprender o ver con mayor claridad diversos aspectos, además de conectar con el personaje, ponerse en su lugar, sentirse en su propia piel y entender su forma de pensar y actuar. Quizá esto suene un tanto estúpido, pero había momento en los que estaba tan metida en la historia, que me olvidaba de que estaba leyendo una novela. Instantes en los que me parecía estar manteniendo una conversación con un viejo amigo. Porque aunque nuestro protagonista sea un tanto arrogante, está tan bien perfilado y es tan humano, que es imposible no cogerle cariño.  
Aparte del ya mencionado Kvothe, tenemos un elenco de personajes bastante extenso, todos ellos muy bien definidos y de lo más variopintos, dentro de los cuales podemos encontrar inteligentes escribanos, talentosos músicos, temibles y horrendas criaturas, asnos eruditos o arcanistas mentalmente inestables.
Tras haber conocido este título, no puedo más que desear leer otros libros del género –para los curiosos, ya tengo el primer volumen de Juego de tronos-. Su segunda parte, El temor de un hombre sabio será terminada dentro de nada, y ya os adelanto de que me está gustando muchísimo. Os ruego que hagáis como yo y no os perdáis esta fantástica novela, no tiene desperdicio alguno.


El nombre del viento es una obra indispensable para todos los amantes de la fantasía épica, y un libro imprescindible en la estantería de todo aquel que disfrute de las historias originales, con na narración perfecta y unos personajes fenomenales, capaces de llegarte al alma a una velocidad de espanto.


 ¿Os llama? ¿No? ¿Ya lo habéis leído? ¿Creéis como yo que Elodin es fantástico?
¡Un fuerte beso y hasta la próxima!