Las luces de Septiembre (Trilogía de La niebla #3) - Carlos Ruiz Zafón

Las luces de Septiembre, Carlos Ruiz Zafón
Trilogía de la niebla (#3 de 3): El príncipe de la niebla | El Palacio de la Medianoche | Las luces de Septiembre
*Los libros, aunque se recojan dentro de la misma saga, son autoconclusivos*
Editorial Planeta, sello Booket
978-84-08-07246-1
317 páginas
Resumen que nos da el libro: Un misterioso fabricante de juguetes que vive recluido en una gigantesca mansión poblada de seres mecánicos y sombras del pasado ... Un enigma en torno a extrañas luces que brillan entre la niebla que rodea el islote del faro. Una criatura de pesadilla que se oculta en lo más profundo del bosque ... Estos y otros elementos tejen la trama de misterio que unirá a Irene e Ismael para siempre durante un mágico verano en Bahía Azul. Un misterio que los llevará a vivir la más emocionante de las aventuras en un laberíntico mundo de luces y sombras.

No intentes cambiar el mundo, intenta que el mundo no te cambie a ti.

Si algo se puede afirmar sobre las novelas de Carlos Ruiz Zafón, es que o te encantan, o las detestas. Dudo que haya un término medio, ya que todas, siguen el mismo esquema, a pesar de contar con distintos personajes y argumentos. En mi caso, y como a estas alturas ya habréis podido observar, respondo al primer tipo. Es mi autor favorito a nivel nacional, y disfruto con todas y cada una de sus obras, las cuales, recomiendo siempre que tengo ocasión. Por esto mismo, quise ponerle broche final a la primera serie de novelas que publicó durante la década de los noventa, las cuales se encuentran recogidas en La trilogía de la niebla. Estos libros han supuesto para mí un auténtico descubrimiento, y han revolucionado mi concepto de literatura juvenil. Este tomo final, a pesar de que a mi juicio es, en comparación con sus predecesoras, un poco más flojo, ha sido una lectura atrapante, intensa y fantástica.
Carlos Ruiz Zafón.
Tras el reciente fallecimiento de Armand Sauvelle, su esposa Simone y sus dos hijos Irene y Dorian, se ven en la más horrible de las situaciones; además de tener que lidiar con el sufrimiento que produce la pérdida de un ser querido, tendrán que enfrentarse a las incontables deudas del difunto, las cuales les llevarán a vivir durante doce largos meses en la más terrible miseria.
Sin embargo, un viejo amigo del señor Sauvelle, a partir de su extensa red de contactos, consigue para Simone un empleo de ama de llaves en la casa de un adinerado fabricante de juguetes llamado Lazarus Jann, incluyendo la increíble oferta de instalarse en una humilde residencia en Bahía Azul, un pequeño pueblo situado en la costa de Normandía.
Pero, y como Zafón nos tiene acostumbrados, la trama se irá oscureciendo poco a poco, ofreciéndonos escenarios terroríficos y criaturas de pesadilla, que nos harán estremecernos en más de una ocasión y que además, lograrán que pongamos nuestros cinco sentidos en la lectura, intentando hallar respuestas a todos y cada uno de los enigmas que, poco a poco, se irán desarrollando.
No me explayaré más de lo necesario en lo referente a la pluma del autor, ya que siempre os digo lo mismo y, según parece, siempre os lo diré: es simplemente sublime. Mucha gente dice injustamente que  la narrativa juvenil está muy poco trabajada, o directamente, que es basura en comparación con la novela adulta. He aquí una gran prueba de lo contrario. No negaré que es un género donde puedes encontrarte muchas decepciones, pero no siempre tiene porque ser así, y este, por descontado, no es este el caso. Zafón nos cuenta una historia fascinante, con un extenso vocabulario y una fuerza impresionante, que consigue con una facilidad envidiable tocar la fibra sensible del lector y apresarlo hasta el final del relato. Y lo mejor de todo es que esto no pasa únicamente con Las luces de Septiembre, sino con todas y cada una de sus obras.

Todo se puede hacer. Es cuestión de atreverse a ello o no.
Tampoco me meteré a discutir a fondo si considero que este libro es original. Al principio de este artículo ya os mencioné que son novelas que, o gustan, o no. Todas siguen el mismo patrón, por lo cual y a pesar de las notables diferencias dentro de su historia, tienen muchos detalles en común. Y he de admitir que, de todas, esta ha sido para mí, la que cuenta con una trama menos novedosa. Quizás sea porque todos los libros que componen esta serie tienen el mismo estilo, pero le encontré demasiadas similitudes con El príncipe de la niebla y posiblemente por ello, no la disfruté tanto. De todas formas, la idea principal de la que parte Zafón es misteriosa y atrapante, y la manera en la que ésta avanza en fluida y natural. El autor no deja ningún cabo sin atar, ninguna cuestión sin resolver, y además, siempre nos ofrece una solución o respuesta coherente y realista. Todas y cada una de las páginas emanan miles de sensaciones y sentimientos, y están impregnadas de grandes dosis de intriga, suspense, acción, romance y emoción.
El ritmo de la historia es adictivo y regular, a pesar de la extensión de sus capítulos. Sin embargo, y aunque por lo general es una obra extremadamente amena, había ocasiones en las que se me antojó un tanto densa, en especial, durante sus últimas páginas.
La fastidiosamente bonita
edición inglesa.
Los personajes, como de costumbre y a pesar de que ninguno de ellos me ha llegado a marcar, me han resultado magníficos. La facilidad con la que este hombre crea protagonistas realistas y humanos, es sorprendente. Es imposible no sentirse identificado con ellos en algún momento de la novela. Para mí, el más destacable ha sido Lazarus. Es imposible no encariñarse de él, y menos después de conocer su duro pasado. Por otra parte, también tenemos a Irene, nuestra protagonista, la cual, aunque en ningún momento llegó a caerme mal, me ha sido un tanto indiferente. Ésta no tardará en entablar amistad con Hannah, una alegre y cotorra empleada del señor Jann, y se creará entre ella e Ismael, primo de Hannah y una figura solitaria y silenciosa, una relación sumamente especial, la cual se desarrolla de forma algo precipitada, pero que aún así, en ningún momento llega a resultar pedante, gracias a la poca importancia que se le da. No nos podemos olvidar de Simone, la típica madre que se esfuerza en cuidar a sus hijos y trabaja duramente para que a estos no les falta nunca de nada o Dorian, un adorable chiquillo aficionado a la cartografía y admirador secreto de Greta Garbo, el cual, se ganó gran parte de mi simpatía.
He de hacer una mención especial a dos personajes que, a pesar de no intervenir directamente en el libro, son de vital importancia. Hablo, como no, de Alma Matisse de la cual no os puedo hablar por miedo a irme de la lengua y Alexandra Jann, mujer del juguetero, la cual sufre una grave y rara enfermedad que la obliga a quedarse en cama.
El desenlace está muy bien logrado, aunque no todo es color de rosa. Las páginas finales, narradas en forma de carta, son conmovedora cuanto menos.
Las luces de Septiembre es una novela adictiva y fresca, narrada de una forma espectacular y con unos personajes únicos, reales y cercanos. Su único fallo, recae en lo repetitiva que es su estructura en comparación con las demás entregas de la saga y las similitudes que guarda con ellas, además de unos fragmentos más densos de lo habitual.

¿Lo habéis leído? ¿Le tenéis ganas? ¿Cuál creéis que es la mejor novela de Zafón?
¡Un beso y hasta la próxima!





10 comentarios:

  1. He leido la trilogia entera y creo que este es mi preferido, el estilo de la casa del juguetero, sus misterios, su oscura historia... Me ha encantado.
    En mi opinión, totalmente recomendable para todo el mundo, un beso
    Lena

    ResponderEliminar
  2. Hola^^
    Es uno de los libros más flojo del autor, pero igualmente merece mucho la pena ser leído. La historia engancha y es interesante.
    besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Leí el primero el verano pasado y la verdad es que me gustó bastante ^^ Tengo el segundo pendiente y no sé por qué no me he puesto con él ya que el primero me dejó un buen sabor de boca xddd.

    ¡Un besazo! <33.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te animo a que te hagas cuanto antes con la segunda parte. A mi juicio, junto con su predecesora, son las mejores de toda la trilogía ^^
      Gracias por pasarte, ¡un beso!

      Eliminar
  4. Anteriormente había leído La sombra del viento, El juego del ángel y El prisionero del cielo y me gustaron mucho. Probé también con Marina pero aún no me había animado con la trilogía de la Niebla. Peeero, con tras leer tu reseña me lo estoy replanteando, creo que será de mis próximas lecturas.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. No sé si leeré la trilogía. Pero si me gusta Marina, seguiré leyendo a este autor

    Un beso❤

    ResponderEliminar
  6. Tengo muchas ganas de probar a este autor, todos habláis maravillas de él ^^
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Se ve interesante, aunque no sé si me guste el libro, pero si lo encuentro aquí en méxico me lo leeré.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Holaa :) Me encanta la trilogía entera. El primer libro que leí de el fue este, me lo trajo mi cuñada y me encanto la verdad. Cada tanto tiempo me gusta leerlos y dejarme llevar por su forma de escribir. besicos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola! En el colegio me hicieron leer el primer libro de esta trilogía hace un año, y aunque en un principio pensé que no me gustaría, poco después me enamoré del libro. Espero seguir con la trilogía y leer algo más de Carlos Ruiz Zafón.
    Un besoo:)

    ResponderEliminar